NUTRICIÓN CLÍNICA

La duración de la vida está alcanzando cada vez cotas más altas. Pero, ¿en qué estado de capacidad y autosuficiencia deseamos llegar a la cima de nuestra línea temporal? El envejecimiento es un proceso que afecta a todos los seres vivos, el cual genera una sucesión de modificaciones morfológicas, fisiológicas y psicológicas de carácter irreversible. Ahora bien, ¿podemos frenar y/o atenuar el impacto negativo de este proceso?

La respuesta es . Podemos ralentizar el envejecimiento de nuestro cuerpo consiguiendo potenciar significativamente nuestra calidad de vida.  

¿Cómo podemos conseguirlo?

Cambiando la visión del macro sanitario dentro del cual se encuentra la nutrición clínica. La sanidad no tiene que verse exclusivamente desde un enfoque curativo. Debe interiorizarse como una herramienta preventiva desde las edades más tempranas. Si normalizamos esto, podremos disfrutar de:

  • Prevención del desarrollo y/o mejor manejo de los síntomas en enfermedades con componente hereditario o con predisposición genética del individuo: cáncer, hipotiroidismo, hipertiroidismo, enfermedad de Hashimoto, celiaquía, diabetes, trastornos de espectro autista (TEA), hipercolesterolemia...
  • Prevención del desarrollo y/o mejor manejo de los síntomas en enfermedades originadas por la contaminación ambiental: asma, alergias, cáncer...
  • Prevención del desarrollo y/o mejor manejo de los síntomas en enfermedades causadas por malos hábitos, estrés y conducta social: elevación excesiva y continuada de los niveles de cortisol, trastornos de conducta alimentaria (TCA), resistencia transitoria a la insulina, desajustes hormonales, amenorrea, sobrepeso, obesidad, diabetes tipo II...
  • Mejora del pronóstico de recuperación y del manejo de los síntomas ante patologías agudas: COVID, Helicobacter Pylori, sobre crecimiento bacteriano (SIBO), cólicos nefríticos, infecciones urinarias, fracturas óseas, roturas fibrilares...
  • Mejora del pronóstico de evolución y del manejo de los síntomas ante patologías crónicas: diabetes tipo I, celiaquía, enfermedad inflamatoria intestinal (EII), síndrome de ovario poliquístico (SOP), enfermedad de Crohn, EPOC, artritis, asma, Alzheimer, Parkinson...

SI QUIERES QUE TU CUERPO TENGA TODO LO QUE NECESITA PARA PREVENIR O ABORDAR UNA ENFERMEDAD YA EN CURSO, CONTACTA CON NOSOTROS. NO ESPERES A QUE SE GENEREN MÁS LESIONES QUE COMPROMETAN LA FUNCIONALIDAD DE TU FUTURO. EN ACROSS WELLNESS, QUEREMOS AYUDARTE.